Archivo de la categoría: NOTICIAS

COMUNICADO IMPORTANTE

rip

Amigos. No es broma.

ESPARREGUERA NEGRA ha muerto.

Sí amigos, sí. No es una broma de Halloween.

Lejos de poder continuar con nuestro proyecto, de la forma que lo veníamos haciendo y con las ayudas que “no” estábamos recibiendo, nos ha sido imposible seguir.

Pero no hay que preocuparse. ¿Os sigue gustando nuestra idea?, ¿Os apetece seguir con nosotros?

Pues, hay quien que sí y nos ha dado un soplo de esperanza. A partir de hoy mismo nos convertimos en:


COLLBATÓ NEGRE 2. TWITTER

escudo ayuntamiento

El Ayuntamiento de Collbató, a través de su regidor de cultura nos ha lanzado la mano para continuarlo desde ese lugar. Así que en adelante nos podéis encontrar a vuestra entera disposición en COLLBATÓ NEGRE.

¡¡¡¡  OS ESPERAMOS  !!!!

collbatonegre.wordpress.com

Anuncios

‘El muñeco de nieve’, de Jo Nesbo

árealibros.com: http://www.arealibros.es/libros/el-muneco-de-nieve-de-jo-nesbo.html

1

Un nuevo caso del detective alcohólico Harry Hole que, esta vez, deberá enfrentarse a un inteligente asesino en serie.

Tanta facilidad tienen los novelistas escandinavos para la narrativa policíaca que ya podríamos hablar de varias generaciones de escritores dedicados a ella. Así, tendríamos la de más edad, representada por los creadores de la tradición, los suecos Maj Sjöwall y Per Wahloö. Después vendría otra intermedia de la que son buenos ejemplos Stieg Larsson y Henning Mankell. Y, finalmente, la más joven, en la que se incluyen autores como Assa Larsson o el islandés Arnaldur Indridason.

Precisamente a éste último grupo generacional pertenece el noruego Jo Nesbo (Oslo, 1959), creador del detective Harry Hole, cuyo último caso acaba de llegar a España de la mano del sello RBA. Su título es ‘El muñeco de nieve’ y se trata de la sexta novela de la serie que se traduce al castellano (aún faltan unas cuantas).

Nesbo tiene una peculiar trayectoria pues, antes que escritor, trabajó en bolsa y fue cantante de rock. Su primera novela data de 1997 y supuso también el estreno de su personaje. Tiene el para nosotros impronunciable título de ‘Flaggermusmannen’ y no ha sido publicada en España. La primera en aparecer en nuestro país fue ‘El petirrojo’ y a ella siguieron ‘Némesis’, ‘La estrella del diablo’, ‘El redentor’ y ‘Headhunters’. Conocimos así a Harry Hole, un cuarentón de apariencia gris y débil carácter, alcohólico y depresivo, pero con un buen conocimiento de las flaquezas del ser humano que le permite simpatizar con las víctimas y, sobre todo, escrutar con agudeza las motivaciones de los criminales.

‘El muñeco de nieve’ nos traslada al otoño escandinavo. Con las primeras nevadas, un niño comprueba asustado que su madre ha desaparecido de casa. En el jardín, descubre un muñeco de nieve ataviado con la bufanda que pertenece a ella. Meses antes, había recibido una carta amenazadora. Hole se hace cargo de la investigación pero se halla un tanto perdido. Busca alguna pista en antiguos casos y descubre que, en los últimos años, se han producido bastantes incidentes similares. Entonces, desaparece una segunda mujer y el sabueso verá confirmadas sus sospechas: se enfrenta a un asesino en serie.

Además, se trata de un individuo muy inteligente que pondrá a Hole al borde de la locura. Nesbo conduce al lector con mano maestra a la caza del asesino y en ayuda del detective. No en balde, es considerado el autor más destacado del género negro en Noruega, ha vendido cinco millones de ejemplares y ha sido aclamado por muchos colegas. Entre éstos, nada menos que Michael Connelly ha llegado a afirmar que Nesbo es su escritor policíaco favorito.

 

Comprar aquí: MUÑECO DE NIEVE, EL (JO NESBO) (5-9-2013)


Joël Dicker: “No es fácil encontrar tu lugar en un mundo en el que todos van metiendo el codo

ELPERIODICO.COM:http://www.elperiodico.com/es/noticias/dominical/joel-dicker-facil-encontrar-lugar-mundo-que-todos-van-metiendo-codo-2578839

1

Dicen de él que escribe como John Irving y vende como Stieg Larsson. El escritor de moda colecciona premios, elogios y lectores con su sexta novela, ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’

Entusiasmó a los críticos y consiguió tres premios de los grandes: el Goncourt des Lycéens, el Lire y el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa. Enloqueció a los editores de la Feria del Libro de Frankfurt: todos querían hacerse con los derechos de su novela. Después llovieron los lectores: ya son cerca de un millón solo en Francia. A Joël Dicker (Suiza, 1985) la vida le sonríe de oreja a oreja. Es joven, es guapo, prestigioso, triunfador en ventas.

Lo ha conseguido con su sexta novela, ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ (Alfaguara), la historia de Marcus Goldman, un escritor que recurre a su maestro, Harry Quebert, cuando el bloqueo le paraliza; la historia también de un asesinato, el de una quinceañera que aparece enterrada en el jardín de Quebert; y la historia de los habitantes de un pueblecito de New Hampshire con aromas de ‘Twin Peaks’. Las casi 700 páginas de ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ esconden secretos que se enredan y sorprendentes quiebros en la trama. Dicker ha conseguido, dicen entusiasmados los críticos, crear la misma adicción en los lectores que Stieg Larsson y ganarse, además, su admiración. Porque Dicker no es E. L. James, la madre de las sombras de Grey: a él se le considera un buen escritor. “Me ha pasado algo muy raro: he tenido éxito de crítica y de público”, comenta el escritor de ojos claros durante su encuentro con ‘Dominical’. Es un tipo atractivo, sonriente, atlético (es corredor habitual); no parece que el éxito le haya trastornado, de momento, y es posible que eso no suceda porque su situación es curiosamente muy similar a la de su protagonista, Marcus Goldman: una novela ha convertido a ambos en ricos, famosos y prestigiosos.

El éxito es uno de los muchos asuntos de los que habla ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’. “Lo más importante es saber caer”, le dice el viejo maestro a Goldman. “En cierto momento caeremos y habrá que levantarse”, comenta Joël Dicker. “El libro funciona hoy, mañana ya veremos; y también veremos qué pasa con el próximo libro”. Es consciente de que en su triunfo también ha metido la mano la diosa fortuna: cree que su suerte ha sido encontrar a las personas adecuadas en el momento adecuado. En su caso, la buena ventura vino con Vladimir Dimitrijevic, el editor suizo que publicó su novela anterior, L’age d’homme, y que después le recomendó a un veterano de la edición en Francia, Bernard de Fallois. Es otra coincidencia con su novela: Marcus tiene a Harry como mentor; Dicker tiene a De Fallois. Y a los académicos franceses, con los que dice sentirse muy a gusto.

Vocación de aprendiz

Hay en Joël Dicker cierta vocación de aprendiz, una inquietud añorante de nieto que admira a sus mayores: “Me gusta la idea del ciclo, de la transmisión”, cuenta. A él, el amor por los libros se lo inculcaron en casa: su madre es librera y su padre profesor, y también ha sido importante la relación con un tío abuelo. Está convencido de que el haberse criado con dos generaciones por encima ha sido otra de sus suertes. Quizás de ahí provenga su preferencia por los veteranos.

Cuando le preguntamos por la acogida que le han brindado en el mundillo literario, por sus respuestas se deduce que se siente más cercano a escritores mayores que a los de su generación: “He establecido buenos lazos con los autores que son grandes vendedores porque soy joven. No les hago sombra y tienen consejos que darme. Es con los que mejor me entiendo”, dice. Y respecto a los respetables académicos, le parece que el hecho de que le hayan premiado a él es un síntoma de aliento a los escritores de su generación: “Están diciendo: ‘Escribid porque queremos leeros y os tenemos en cuenta’. A mí me dicen con su galardón: ‘Lo has hecho bien, chaval’, pero hay que seguir trabajando, porque está todo por hacer”.

“Es mucho más probable no tener lectores que tenerlos”

Así lo entiende el hombre de los premios y los halagos, un autor que parece modesto, que presume de admiración por Romain Gary y que confiesa que prefiere que le comparen con Philip Roth a vender diez millones de libros. Se sabe un recién llegado al olimpo de las letras y se asombra de su visibilidad: “Es mucho más probable no tener lectores que tenerlos. En Francia se publican 15.000 títulos cada año solo en francés. Si alguien lee un libro a la semana durante un año, que no está nada mal, leería 52 de esos 15.000”, explica. Una vez que uno es visible, si la obra gusta, las probabilidades de multiplicar el éxito se disparan con la atención de los medios de comunicación y entonces el mérito literario puede desvanecerse. Es la sempiterna disyuntiva entre calidad y cantidad. Joël Dicker reconoce que no es justo que frente a él se arremolinen los lectores pidiendo autógrafos cuando acaba de aparecer en un programa estrella de la televisión, mientras que a su lado un autor de gran talla languidezca por falta de admiradores.

Al mismo tiempo, acepta que “no es fácil encontrar tu lugar en un mundo donde todos van metiendo el codo”. Se refiere a la acogida que le han brindado sus colegas escritores. Hay celos, reconoce, pero no le parece mal: “Es el arte del juego, de la competición, y en cierto modo es bueno tener celos (si no te pierden) porque eso significa que tienes ambición”. Él la tiene, desde luego. Ya está enrolado en un nuevo libro del que no suelta prenda. ¿Le sucede como a Marcus Goldman, se siente aplastado por la presión de un primer éxito? En absoluto, responde. Él no siente la presión mientras escribe, pero esta cae con todo su tonelaje en el momento de presentar el libro al público. Cree que está preparado para ese momento (si llega); le ha aleccionado el maestro Quebert con su filosófico consejo: “Lo importante es saber caer”. Si es que se cae.

COMPRALO AQUÍ: http://somnegra.com/es/thriller/67-verdad-sobre-el-caso-harry-quebertla-joel-dicker.html


El Caso del Mayordomo asesinado, de Marco Malvaldi

ÁREALIBROS.ES:http://www.arealibros.es/noticias/el-caso-del-mayordomo-asesinado-de-marco-malvaldi.html

 

caso-del-mayordomo-asesinado

El escritor italiano, Marco Malvaldi, vuelve a la carga en el género en el que se ha convertido en todo un referente en su país, el género policiaco y de crimen.

En su nueva obra El caso del mayordomo asesinado, Malvaldi lleva al éxtasis todos sus recursos literarios para que el resultado sea una obra llena de crimen, misterio y que deja atrapado desde la primera hoja al lector.

La historia comienza un caluroso viernes de junio del año 1895, en un castillo de la zona de Maremma, en la Toscana italiana, donde reside el conde Alinaro Bonaiuti, perteneciente a la familia Roccapendente. Allí vive el barón junto con su familia, compuesta por: dos hijos (un bobalicón y un listillo), su madre (matriarca), sus primas solteras y su hija Cecilia que da al lector cierta simpatía. Todos son presentados con actitudes chulescas como forma de criticar a la nobleza de entonces.

Esta familia suele ser muy ociosa y organiza una reunión con amigos: Ciceri (fotógrafo profesional) y Pellegrino Artusi (personaje que existió de verdad y que fue muy conocido por escribir en el s. XIX un libro de recetas). Esta reunión se celebra con motivo de las partidas de caza que van a realizar en la zona todos juntos, tras una gran cena y un preocupante malestar del conde, el cual tuvo que subir a su habitación a ver si mejoraba… se produce el asesinato en la bodega del joven mayordomo, Teodoro. A partir de este momento comienza la novela, los misterios, sospechas, intrigas… Marco Malvaldi utiliza el escenario de la antigua novela de misterio, un castillo, títulos nobiliarios… con lo que el resultado es una novela con un contexto decimonónico que podría ser calificado como una novela de misterio que se produce en un ambiente clásico.

El libro es fácil, sencillo al igual que la trama, además tiene un gran componente irónico que muchas veces lleva a la carcajada. Además, el libro está lleno de una gran crítica social

COMPRALO AQUÍ: http://somnegra.com/es/novela-policiaca/171-caso-del-mayordomo-asesinadoel-marco-malvaldi.html


Muere el escritor de novela policiaca Elmore Leonard

ELMUNDO:http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/20/cultura/1377007336.html

1

El escritor y guionista Elmore Leonard ha fallecido este martes a los 87 años en su casa de Detroit, apenas tres semanas después de sufrir un derrame cerebral el pasado 29 de julio. La familia del autor anunció el deceso en la propia página web del escritor.

Leonard fue el responsable de textos que se hicieron realidad en la pantalla grande como ‘El tren de las 3:10’ (James Mangold), ‘Jackie Brown’ (Quentin Tarantino), ‘Get Shorty’ (Barry Sonnenfeld), ‘El infierno del whisky’ (Richard Quine) o ‘Los Cautivos’ (Budd Boetticher).

Otros títulos cinematográficos basados en sus historias fueron ‘Be Cool’, ‘Los crímenes del Rosario’, ‘Un romance muy peligroso’, ‘¡Que viene Valdez!’ o ’52 vive o muere’, entre muchas otras.

Elmore también alcanzó gran notoriedad con ‘Justified’, adaptación televisiva de sus novelas ‘Pronto’ y ‘Riding the Rap’, y el cuento ‘Fire in the Hole’.

Nacido el 11 de octubre de 1925 en Nueva Orleans (Luisiana), publicó sus primeras novelas (del oeste) en los años cincuenta. Se especializó después en historias policiacas, llegando a escribir más de 45 libros que terminaron adaptándose al cine.

El pasado año le fue concedido el premio a la carrera de la ‘National Book Foundation’, que destacó su “vibrante” trabajo literario y su “inimitable estilo de escritura”.

En un artículo publicado el 16 de julio de 2001 en ‘The New York Times’, Leonard exponía sus diez reglas a la hora de escribir un libro.

Estas reglas son: nunca empezar un libro hablando del tiempo; evitar los prólogos; usar sólo el verbo ‘decir’ en los diálogos; nunca añadir un adverbio junto al verbo ‘decir’; mantener los signos de exclamación bajo control; nunca usar las expresiones ‘de repente’ o ‘todo se desató’; usar dialectos regionales con moderación; evitar descripciones detalladas de los personajes; no abusar de los detalles a la hora de describir lugares y cosas; y evitar las partes que los lectores tienden a saltarse.


El diario del Vaticano publica una divertida reseña de la última novela de Dan Brown, «Inferno»

relifiónenlibertad.com: http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=30677

1

«Mientras pasea entre célebres pinturas y estatuas, nuestro Robert describe la ciudad con la misma quieta y tranquilizadora monotonía de una guía turística». Es lo que escribió L’Osservatore Romano al analizar la última novela de Dan Brown, Inferno. «Es triste afirmarlo, pero es divertido –escribe el diario de la Santa Sede–, sobre todo para los que nacieron en Florencia y la conocen bien, pero también para los que la han visitado como turistas. Durante la lectura del thriller histórico-esotérico de Dan Brown sucede que uno se topa en pasajes con una comicidad involuntaria verdaderamente irresistible».

«Los indígenas –prosigue el artículo–, los tataranietos de Dante de la primera década del siglo XX descritos por el autor, son personajes extraños con costumbres incomprensibles: comían aceitunas al horno y desayunaban tripa a la florentina, invadían con nubes de humo mezclado con el aroma penetrante del café exprés los ascensores y todo ambiente cerrado, incluidos los hospitales, y llenaban de estatuas de hombres desnudos la plaza más importante de la ciudad».

«El profesor Robert Langdon –el mismo de El Código Da Vinci, Ángeles y Demonios, El símbolo perdido–, cuenta, desconcertado, por lo menos diez de ellas: además de la copia del David de Miguel Ángel y del Biancone de Ammannati, en la Piazza della Signoria hay incluso un ejército de sátiros al lado de Neptuno, Completamente desnudos, subraya con pudor bizarro». Además, no faltan los errores históricos, las inexactitudes, por lo que «en el fondo, los thrillers de Dan Brown son lectura de playa sin pretensiones, y en este caso la Commedia de Dante es solo un pretexto narrativo, una escenografía decorada con tintas fuertes para facilitar el trabajo de los escenógrafos que llevarán dentro de poco el “Infierno” a la pantalla grande».

«La narración –prosigue L’Osservatore Romano–, como glosa pérfidamente Monica Hesse, de The Washington Post, parece sacada de una guía Fodor’s, como cuando Langdon se interrumpe a mitad de una fuga, en un momento de vida o muerte, para recordar la historia de un puente. Es como tratar de resolver un misterio mientras llevas una audio-guía colgando de las orejas: “Deje usted a un lado este cuerpo y teclee 32 para conocer los detalles sobre el cofre de terciopelo que contiene la máscara mortuoria de Dante, en el Palazzo Vecchio. Para mayor información sobre los horarios del museo y los días feriados, espere la señal acústica. Gracias”».

Para L’Osservatore Romano, la verdadera pregunta que surge al leer el libro es: «¿Es posible que pasajes semejantes del libro hayan superado el filtro de un pelotón de editores y el sentido crítico del equipo de traductores dispuestos a dejarse encerrar en un búnker para mantener el secreto sobre el texto hasta el último momento? Misterios de los best-sellers contemporáneos».


‘La camarera’, de James M. Cain, un clásico de la novela negra

Árealibros.com:http://www.arealibros.es/libros/la-camarera-de-james-m-cain-un-clasico-de-la-novela-negra.HTML

1

Última obra que escribió, nos sitúa ante un peligroso triángulo sentimental de avaricia, mentiras y violencia.

En los orígenes de la novela negra norteamericana, hay un tercero en discordia que acompaña a los grandes Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Se trata de James Mallahan Cain (Annapolis, Mariland, 1892-1977), conocido, sobre todo, porque su novela ‘El cartero siempre llama dos veces’ ha sido llevada al cine en dos ocasiones pero autor igualmente de un puñado de relatos excepcionales. Ahora, el sello ‘Serie Negra’ de la editorial RBA recupera uno de ellos: ‘La camarera’.

Tras formarse en el Washington College y servir en Europa durante la Primera Guerra Mundial, Cain trabajó como periodista para ‘The Baltimore Sun’. Pero, cuando en 1932 firmó un contrato de guionista con la Paramount Pictures, creyó que su momento de fama había llegado.

No obstante y como más tarde sucediera con William Faulkner o Francis Scott Fitzgerald, tropezó con la burocracia del estudio y lo abandonó. Regresó entonces al periódico para el que había trabajado y, precisamente animado por su director, Henry Mencken, publicó su primera novela, la citada ‘El cartero siempre llama dos veces’, que le convirtió en escritor de éxito de la noche a la mañana. Después vendrían otras muchas como ‘Pacto de sangre’, ‘Una serenata’, ‘Mildred Pierce’ (también llevada al cine), ‘La mariposa’ o ‘La isla encantada’. La gran mayoría de sus obras se caracterizan por la aparición de la clásica “mujer fatal” que seduce a un hombre y lo convierte en criminal para servir a sus deseos. Además, muestran un alto contenido erótico para la época.

Todo ello se encuentra en ‘La camarera’, que ahora nos trae RBA y que fue la última novela que escribió. Joan Medford, una joven y bella viuda cuyo marido acaba de morir en un accidente de tráfico, se ve obligada a trabajar como camarera para subsistir. En el local donde lo hace, conoce a dos hombres muy distintos: un muchacho soñador y un anciano rico que le da grandes propinas.

Cuando éste último le propone matrimonio, ese triángulo explosivo salta por los aires a causa de la codicia de los jóvenes. Como decíamos, todos los temas habituales de Cain están presentes en esta novela: el sexo, la avaricia, el engaño o la violencia. La trama, además, se desarrolla con una absoluta y magistral precisión hacia el desenlace. No es de extrañar que el ‘Book Reporter’ haya calificado la obra como “una pesadilla intemporal y claustrofóbica?Una obra maestra del género negro”.