Sangre dorada: Mutaciones de la novela negra

rojaynegra:http://www.rojaynegra.com/sangre-dorada-mutaciones/

Sangre-dorada

La frontera entre ciencia ficción y realidad social no es más que una ilusión óptica, decían las escuelas sociológicas norteamericanas más avanzadas ante la popularización definitiva de la Red de redes, a principios del presente siglo. Si bien esta máxima podía ser considerada en su momento una provocación, ahora abundan los indicios que nos llevan a considerar su posibilidad.

El primer indicio lo tenemos en el cine de ciencia ficción: atrás han quedado los futuros rancios, los entornos tecnológicos sofisticados… Tomemos como ejemplo Hijos de los hombres (2006): casi nada hay dentro de la película que no exista ya en nuestra realidad inmediata; el futuro está a la vuelta de la esquina, y las máquinas ya no brillan, sino que se estropean continuamente, echan humo… Y el conflicto social que plantea este título no difiere demasiado de nuestros propios problemas.

El segundo indicio está en todo lo que nos rodea: cuando el entorno resulta cada vez más extraño y difícil de comprender —hablamos de tecnología, de sociedad, del ejercicio del poder…—, tal vez sea la ciencia ficción el género que, aún hablándonos del futuro, más nos ayuda a acercarnos al presente.

Resulta muy significativo que sea una colección de género negro —Roja&Negra— decidida a experimentar todas las texturas del género, la que esté publicando la saga del “Universo Violeta” de Stephen Woodworth. Después de Ojos violeta y Manos rojas llega Sangre dorada, un thriller futurista que, exceptuando algún detalle, nos habla del futuro de pasado mañana.

Quizás no tengamos todavía perspectiva para calibrar el alcance de estas novelas, pero señalaremos una última curiosidad: lo que hace medio siglo escribían autores americanos como Philip K. Dick o William Burroughs, literatura muchas veces calificada como underground, es retomado ahora por autores como Woodworth y convenientemente agitado para ser servido al gran público. Quizás haya llegado el momento. Quizás la sintonía entre nuestras desconcertantes sociedades y aquellas viejas ficciones paranoides, sea total, habiéndose convertido la barrera que separaba unas de otras en un mero espejismo.

COMPRAR EN: somnegra.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: