Umberto Eco: “Dan Brown es un personaje mío”

titulo_CLAIMA20130622_0019_24

Ojo que éste, con tinta roja, vale más”, le dice Umberto Eco a la señora que le extiende un ejemplar de El nombre de la rosa para que lo firme: “para Doménico y Sabrina”. Mientras Eco da vuelta las páginas para pispear el año de la edición de su novela más taquillera –vendió treinta millones de copias–. “ Attenti , que es una de las primeras, de 1981, vale como 500 euros”, agrega il professore  en el detrás de escena  del Salón del Cinquecento del Palazzo Vecchio de Florencia, donde habló de escritura, de la propia cocina de sus libros, de cómo él y otros escritores han comenzado y han terminado sus novelas.

“Para enseñar la escritura creativa es necesario enseñar primero a leer –dice Eco. La escritura profesional, en cambio, sí se puede enseñar. La técnica se puede aprender.” Para este encuentro, Eco hurgó en su biblioteca y trajo ejemplos de inicios y finales de novelas. “Todos vivimos de recuerdos de incipit  (inicios) de libros. Los finales son menos recordados porque no todos los lectores llegan hasta la última página de la novela”, bromea. Uno de sus favoritos es el final de Martin Eden , de Jack London: “‘Cayó en las tinieblas y como lo supo, cesó de saberlo’ –lee Eco a la platea–. Desde los 12 años me ha obsesionado este final en el que el protagonista, luego de haber conocido la gloria, se deja caer al vacío y termina hundido en el mar. Mi meditación acerca de la muerte, desde entonces, estuvo moldeada sobre este final.” Sobre sí mismo, confesará lo mucho que se detiene en la construcción del universo ficcional de sus relatos antes de avanzar con la escritura en sí. “Investigo durante años, me puede llevar dos años. Una vez que tengo el mundo puedo comenzar a escribir. Tal vez mientras estoy en la construcción de ese universo me viene en mente una bella imagen para comenzar –cuenta–. En El péndulo de Foucault , por ejemplo, se habla de dos editoriales que están en dos departamentos contiguos con un pasaje que los comunica. Como son dos edificios, me imaginaba que había un desnivel y que era preciso que hubiera escalones. Hasta que no tuve en claro cómo podían ser esos tres escalones que jamás aparecen en la novela no pude avanzar con la escritura.” A los 81, Eco dice no combatir el paso del tiempo: “Yo no recomenzaría nunca personalmente. Me gusta todo lo que me sucedió, no quiero volver a ser joven ni tener 20 años. No diría jamás que es la mejor edad de la vida”. Y ventila una infidencia sobre su costumbre de no dejar ver a nadie lo que escribe y añade una anécdota acerca del final de El péndulo…

“La novela no terminaba así, como salió publicada. Había dos o tres palabras más. Yo, que nunca he tenido la costumbre de mostrar mis escritos a nadie antes de que se publicaran, esa vez llamé a una amiga y le leí el final. Me dijo: ‘Tenés que sacar esas tres líneas de más’. Y así fue. La novela, como los lectores la conocen, termina diciendo: ‘Entonces lo mejor es quedarse aquí a mirar la colina. Es tan bella’. Y así se publicó.” Eco adora la narración: “Yo estoy profundamente convencido de que el modo más natural a través del cual transmitimos el saber es narrativo”, dice. Y es lo que está haciendo en esta velada con nosotros. Cuenta una historia detrás de la otra frente al Genio de la Victoria que Miguel Angel esculpió en 1532 y frente a un centenar de personas que escuchan su voz retumbar sobre los frescos que Georgio Vassari pintó en esta sala en el siglo XVI. “El momento inicial de la transmisión de un saber es siempre una historia –sigue diciendo Eco–. Un chico que le pregunta a su mamá qué es un tigre, si la madre no está loca o no es una profesora de zoología, no le responde: ‘Es un felino del orden de los mamíferos…’ Le dice, en cambio: ‘Es una bestia grande que se parece a un gato pero amarillo con rayas negras que anda por la selva y que cuando encuentra a un hombre lo destroza y se lo come…’ Le cuenta una historia. La misma historia que se cuenta cuando los chicos preguntan cómo nacen los bebés… Lo que puede resultar insidioso sobre el storytelling para el periodismo es que, fascinado con la posibilidad de contar una historia, el reportero incluya elementos ficcionales. Ese es el riesgo.” Hable de lo que hable, Eco no pierde ocasión de ironizar: “Hay obras de las que, si se une el inicio con el final, se obtiene algo grandioso. Veamos, si no, cómo le podía ir mal a Dante Alighieri, que empieza la Divina Comedia  diciendo: ‘En medio del camino de la vida, errante me encontré en una selva oscura…’ y luego termina el último canto del Infierno diciendo: ‘Y entonces salimos a ver las estrellas’. No queda nada más para contar. Piensen, entonces en cómo hace Dan Brown”.

Es pública su poca simpatía por el escritor estadounidense que estuvo aquí, en Florencia, presentando Inferno , su última novela, 48 horas antes de este encuentro. Desde hace años, Umberto Eco repite que se vio obligado a leer El código Da Vinci  luego de las similitudes que la crítica hallaba entre la novela de Brown, de 2003, y El péndulo de Foucault , escrito en 1988.

¿Sigue pegándole a Dan Brown?

Ese muchacho es un personaje de una novela mía. Es un personaje de El péndulo de Foucault . Así que debería pagarme algunos derechos.

¿Qué está escribiendo ahora?

No sé si lo puedo contar pero para Navidad sale otro de esos volúmenes como Historia de la belleza , Historia de la fealdad  que es Historia de las tierras legendarias . Son libros que escribo para divertirme. No es nada importante pero es divertido hacerlos y hojearlos. Y saldrá también en la Argentina. No en vano me hinchan los traductores… ¿Recién ahora le llegó la hora de divertirse como escritor?

Depende. Cuando uno hace trabajos de ensayística tal vez no se divierte tanto. Pero con las novelas, sí. Si no me divierto, no las escribo. No soy de esos autores que hacen un libro por año porque el editor se los pide. Si se me ocurre algo, escribo, cada seis u ocho años. Me faltan todavía diecinueve para llegar al centenario. Si hacemos la cuenta… Tres por seis… Dieciocho… Me quedan todavía tres novelas por escribir.

REVISTA Ñ: http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/Umberto-Eco-Dan-Brown-entrevista_0_942505755.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: