Una mirada nueva al viejo Tokio

TOKIO-~1

Mucho se ha visto, escuchado y leído sobre la Segunda Guerra Mundial, de hecho abundan las películas, a menudo propagandísticas, que ensalzan las virtudes del ejército norteamericano, llevando la paz a tierras hostiles y exportando la democracia urbi et orbi. Pero —y esto es algo que cae por su propio peso— las cosas no son como son, sino como nos las cuentan. Tokio Año Cero, escrita en 2007, presenta una novedad radical; esta novela del británico David Peace reconstruye el ambiente —polvoriento, ruinoso, empobrecido— de Tokio en los momentos posteriores al fin de la guerra. Y está contada desde el punto de vista de un policía japonés que tiene que resolver un crimen.

Los artesanos del Hollywood clásico tenían una visión unívoca e inconfundible del gran conflicto armado. Las películas de William A. Wellman, Edward Dmytryk o Tay Garnett coincidían en presentar al enemigo —de ojos rasgados y hablar incomprensible— de forma despersonalizada, como un colectivo silencioso y amenazador al que hay que dar muerte. Tendría que llegar la década de los 60 para que apareciera un cineasta visionario como John Boorman, que en la excelente Infierno en el pacífico nos cuenta la historia de dos supervivientes en una isla desierta, dos hombres —Lee Marvin y Toshiro Mifune— que tendrán que superar sus diferencias para poder sobrevivir.

Cartas_desde_Iwo_Jima-293058340-large1

Y sería en 2006, cuando un cineasta concienzudo como Clint Eastwood, para muchos, el último cineasta clásico, llevara lo más lejos posible el planteamiento de Boorman. A través de un díptico de películas complementarias, que confrontan los dos puntos de vista posibles en el campo de batalla, Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima, retrata uno de los episodios más conflictivos de la guerra del Pacífico…

Puede que a los más tradicionalistas les cueste trabajo aceptar este nuevo enfoque, pero  en un mundo globalizado como el que hoy vivimos, quizás haya que acostumbrarse a escuchar versiones distintas de las historias de siempre. Incluso será un placer acercarse a esas historias, si quien las cuenta, tal y como hace David Peace, abandona el campo de batalla para centrarse en la población civil, la ciudad, el hambre y la miseria.

ROJAYNEGRA.COM: http://www.rojaynegra.com/una-mirada-nueva-al-viejo-tokio/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: