“Entre los altos despachos y las cloacas hay vasos comunicantes”

50

 

La novela negra es mucho más que la resolución de un enigmapolicíaco con unas cuantas piezas que terminan de encajar al final. Lo saben los lectores que la aprecian y también los autores que la cultivan, que reflejan un fragmento de la sociedad y suelen estar inmersos en el tiempo en que se desarrollan. La obra de Juan Madrid, y desde luego la que ayer se dio a conocer en Córdoba, abunda precisamente en esa característica.

El autor participó ayer en el ciclo Letras Capitales, que organiza la Junta de Andalucía, y allí dio a conocer su última obra, «Los hombres mojados no temen a la lluvia». Presentó el acto el escritor cordobés Francisco José Jurado, colaborador de ABC Córdoba, que destacó la maestría de Juan Madrid en el género y sus incesantes aportaciones, empezando por obras capitales en el ciclo policíaco español como «Brigada Central».

En una obra extensa, Juan Madrid opta por primera vez por un abogado como protagonista, de nombre Liberto Ruano, con el que quiso mostrar dos caras: el del que se mueve por los bufetes, los despachos y los juzgados con soltura y también el del que conoce los bajos fondos. La historia comienza con el asesinato de una prostituta, que consiguió un DVD comprometedor con un hombre de negocios.

Doble verdad

El abogado tiene que resolver el extraño caso. La ambivalencia es necesaria: «Es una larga novela, porque es una constante en mi obra escribir sobre la doble verdad, la doble moral y la doble contabilidad, verdaderos protagonistas de esta novela».

El escritor malagueño abundó en una tesis a prueba de hipocresías y pátinas. «No considero que haya una riqueza noble y otra innoble, un empresario y un gángster. Ambos siguen la lógica del capitalismo», opinó el autor, para quien la novela persigue entre otros asuntos mostrar la relación entre dos realidades aparentemente opuestas pero a su juicio conectadas: «los altos despachos y los bajos fondos».

Son, por ello, la especialidad de Liberto Ruano, por donde se mueve su trabajo. «Entre las cloacas y la superficie hay vasos comunicantes, que las enlazan, que las convierten en un todo», insistió Juan Madrid. La droga, insistió, podría ser un perfecto ejemplo de ello, cuando se demanda, se distribuye y al final una gran parte del producto del comercio termina en el banco, legalizada de alguna forma.

Por eso sus obras son ficción y no recogen hechos que pasen en la realidad, pero su fuerte imbricación en el mundo que las rodea hace que el autor pretenda que sean sobre todo verosímiles, que sean cosas que pueden suceder y tener correlatos.

«El personaje literario no se puede imaginar nunca sin tener en cuenta una imagen real, no tanto física como de carácter, por lo que es fundamental plasmar sus secretos, sus pecados, sus sueños, deben ser siempre tridimensionales», tal y que el lector, en el momento en que reconozca los argos, llegue a pensar que conoce en la vida real a alguien como el que aparece reflejado en la obra.

https://esparregueranegra.wordpress.com/2013/04/12/los-hombres-mojados-no-temen-la-lluvia-juan-madrid/

http://www.abc.es/cordoba/20130517/sevi-juan-madrid-cordoba-201305171017.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: