A propósito de 1222: Hanne Wilhelmsen, negra flor

Anne Holt personaliza el enigma criminal aportando una mirada inquieta con 1222

Mucho se ha insistido, quizás demasiado, en el carácter periodístico y de testimonio social que tiene la novela negra. Es evidente que las mejores novelas del género surgen del calor del asfalto, y no son en absoluto ajenas a la crónica de sucesos. Pero ese hecho incontestable no debería totalizar ni agotar las posibilidades de un debate que por su propia naturaleza, se antoja inagotable, contradictorio y eternamente inacabado.

Si reducimos la novela negra a mera crónica —si se quiere, en rojo— estaremos robándole buena parte de su riqueza estilística, su ambivalencia moral, su radical exaltación de lo íntimo… En su ensayo de reciente aparición Cómo escribir una novela negra, Óscar Urra lo plantea sin rodeos al definir acertadamente el género como “la negra flor del romanticismo”. Pensamos que así se amplía y enriquece el debate, se añaden matices y tonos de gris, alejándose además esa tendencia a considerarlo literatura rápida, escrita deprisa para ser leída en tiempo record.

Viene a colación aquella máxima del pintor romántico alemán Caspar David Friedrich: «Cierra tus ojos corpóreos para poder ver tu cuadro con los ojos del espíritu, y haz surgir a la luz del día lo que has visto en las tinieblas». Recordemos los paseos por los bajos fondos, la noche en la ciudad, y, sobre todo, la quintaesencia de los clásicos: el flashback que nos acerca a un pasado conflictivo y la narración en primera persona, que aporta un testimonio insobornable. En efecto, muchos de los grandes autores de la novela negra están más cerca del romanticismo de lo que sospechamos: William Irish, Kenneth Fearing, Patricia Highsmith… Y por supuesto, también Anne Holt, que en 1222 nos demuestra cómo personalizar un enigma criminal, yendo más allá de la rutina que pudiera imponer la investigación.

Anne Holt es consciente de la importancia de la mirada. Podría limitarse a retratar de forma impersonal las circunstancias que rodean el crimen, pero Holt sabe que para fascinar a los lectores hay que ofrecer una mirada única, particular, implicada. Y esa mirada la aporta su personaje, la policía jubilada Hanne Wilhelmsen, que narrándonos en primera persona los acontecimientos de forma llamativa y original, nos obliga a seguir leyendo, atrapándonos en la nieve página tras página.
La actitud de Hanne Wilhelmsen oscila entre la cercanía y el distanciamiento. A causa de una bala mal recibida está postrada en su silla de ruedas, pero no por ello admite un trato de favor de los demás. Autosuficiente, arrogante y solitaria, la ex policía prefiere mantenerse al margen de la gente, aunque los demás le despierten curiosidad. Quizás por eso sea tan buena observadora, y quizás por eso tenga las claves para descifrar el enigma del crimen. Porque los sentimientos no enturbian su capacidad de análisis, y su afilada inteligencia le permite juzgar a personas y situaciones sin ningún tipo de escrúpulo.

Volvamos al romanticismo: ya hace dos siglos, esta corriente literaria reivindicó contra viento y marea la importancia de lo subjetivo. Incluso, en sus manifestaciones más extremas, exaltó la vida de delincuentes, proscritos y toda suerte de personajes marginales. Pensemos en la novela negra, aunque sea por unos instantes, como una nueva manifestación del romanticismo. Con Anne Holt y su peculiar Hanne Wilhelmsen tendríamos uno de los brotes más interesantes de este jardín literario. Sin duda alguna, se trata de una negra flor.

https://esparregueranegra.wordpress.com/2013/03/23/1222-anne-holt/
http://www.rojaynegra.com/a-proposito-de-1222-hanne-wilhelmsen-negra-flor/#comentarios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: